Las balas de Guti{errez son las mismas que las de Sobisch